Editorial Opinión Portada

Guillermo Moreno

Guillermo Moreno
Avatar
  • Publishedenero 16, 2024

Juan Taveras Hernández

Aprendí a ir por la vida cerrando círculos, a concluir los procesos, darlos por terminados y continuar avanzando, porque, como dijera el poeta, “caminante son las huellas del camino y nada más, caminante no hay camino, se hace camino al andar, y, al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”; que lo pasado, pasado, porque la vida, como el viento, no se detienen. Es el proceso dialéctico del universo.

No me contradigo, ni entro en conflicto conmigo mismo al decidir votar por Guillermo Moreno como candidato a senador por la capital.

Tanto el PRM como Alianza País han logrado un acuerdo histórico inteligente y audaz, poniendo, en un mismo escenario político, electoral, a dos fuerzas que en su momento tuvieron enfrentadas ideológicamente, pero unidos por el interés de hacer avanzar el país hacia un estadio de desarrollo optimo, que es, al fin y al cabo, lo que buscan los partidos del sistema.

Alianza País, con Guillermo Moreno a la cabeza, junto con Fidelio Despradel, entre otros dirigentes, forman parte de lo más sano de la sociedad dominicana, políticos que no andan buscando beneficios y prebendas del Estado, que no tienen vínculos con la corrupción, que, por el contrario, han sido radicales en la lucha contra ese flagelo que tanto daño le ha hecho a la República Dominicana.

Guillermo Moreno no tiene cola que le pisen. Se podrá estar o no de acuerdo con sus ideas, pero ha sido firme y coherente en la lucha contra la corrupción, razón por la cual el expresidente Leonel Fernández, padre indiscutible de la corrupción, lo canceló cuando fue Procurador Fiscal del Distrito Nacional.

Guillermo no es un pusilánime, arlequín o payaso de circo; es un político formado, con sus ideas muy claras, dueño de un pensamiento y una visión de izquierda que se hará sentir en el Congreso respaldando las medidas y propuestas que considere justas, y rechazando, con firmeza y determinación, las que considere injustas o incorrectas. Ese es el senador que yo quiero, no un mequetrefe que como una veleta se deje llevar por los vaivenes del viento político.

No creo, lo digo con sinceridad y honestamente, que el hijo del expresidente Leonel Fernández, Omar, sea un contrincante con el potencial intelectual y político de Guillermo Moreno. Es un pleito totalmente disparejo. Como diputado Omar no se destacó mucho, no marcó ninguna diferencia con el resto de sus colegas, no dejó un legado, una impronta, una huella. No hizo la diferencia.

No veo razones para promoverlo, para convertirlo en un líder. Ahora la bota por los 411 diciendo que está en contra de que se aprueben las “tres causales”, poniéndose del lado de los sectores más atrasados.

 

Avatar
Written By
Redaccióntraslaverdad

Siguiente noticia

Noticia Anterior

Deja un comentario

La Prensa tras la verdad